lunes, 11 de julio de 2011

La cadena de valor de los libros digitales

Acabo de leer un tweet de Raul de minube que dice: "Me encanta el potencial de los libros digitales para las tabletas:" como respuesta al siguiente video:



Al margen de la puesta en escena (Al Gore incluido), me sorprende porqué nos sorprendemos del fracaso de algunos modelos llevados al mundo las nuevas tecnologías.
¿Para que diablos sirve un libro en una pantalla? Han tratado de convencernos con todo tipo de artimañas, ecología, volumen, tamaño, etc, etc. Escribir en un trozo de algún material (arcilla, madera o papel) es algo que tiene más de 5.000 años de antiguedad y con cada cambio se ha mejorado alguno de sus defectos. Quizá es cierto que el libro no ha sufrido el avance que merece dada la velocidad de cambio del mundo, pero no es menos cierto que trasladar el texto o las imágenes a un dispositivo electrónico portátil es una muy pobre aportación.

Cuando yo leemos un libro nos asaltan miles de cuestiones. Me gusta leer libros de historia, y siempre termino perdido en mitad de una jungla o en lo alto de una torre de asalto, por lo que suelo recurrir a esos mapas que van al final del libro para identificar donde se encuentra mi extraviada imaginación. Y esto, entre otras muchas cosas, es lo que trata de resolver el libro que presenta el vídeo: un nuevo modo de consumir información

Sin duda, el problema no es ni tecnología, ni la capacidad de innovación; es el modo en que se cuenta la historia, una nueva vía de transmitir información. Nuevas posibilidades de contar una historia, requieren otro modo de pensar. ¿Acaso no cuentan los directores de cine un libro de un modo radicalmente distinto?

No basta con que unos cuantos nos demos cuentas de las posibilidades de las nuevas tecnologías. La cadena de valor completa tiene que involucrarse en el cambio, es por ese motivo que, cada vez más, sea nuestra obligación participar y concienciar a los que nos rodean de dicho cambio, y cada vez más, aquellos que no quieren escuchar abran sus oídos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario